Fernando se va con lágrimas por la puerta grande… ¿y Griezmann?

0
Fernando
@Atleti

Si los colchoneros deseábamos una despedida a la altura de Fernando Torres la tuvimos. El delantero de Fuenlabrada anotó los dos goles del Atleti ante la visita del Éibar. Un empate (2-2) que pudiera saber a poco… pero que sabe a miel. Dulce, dulcísimo empate tras dejar al eterno enemigo atrás. Y con el Niño, nuestro Niño, por delante. Por la puerta grande. Enorme don Fernando.

Fernando hizo los dos tantos a pesar de las adversidades. La primera, que el Cholo le dio la titularidad, pero sin el mejor aliado en el terreno de juego. Un tal Antoine Griezmann que empezó en el banquillo. El mismo que pidió al Mono Burgos que metiera de una vez por todas al fuenlabreño en la final de Lyon.

La segunda, que el Éibar se presentó en el Metropolitano dispuesto a amargar el adiós de Fer. Lógico y normal. Grandes los armeros. Un equipo con enormes valores y que se está haciendo un hueco en la élite. Presupuesto pequeño, pero con fútbol y bemoles para exportar. Y consiguieron equilibrar la balanza.

Tercero, porque al margen del adiós del Niño, se despedía también el colegiado. Álvarez Izquierdo. Y decidió ser protagonista. Expulsó a Lucas Hernández. En otros escenarios que todos conocemos no se hubiera visto esa roja. Pero contra eso todos los colchoneros seguiremos sufriendo. Inapelable. Pero sus errores pasarán al limbo.

Fernando y sus valores eternos

Fernando se va por la puerta grande, no quedaba otra. Mostrando los valores
que -precisamente- le enseñaron aquí, en su casa. Valores y, ojo, mucho fútbol. Muchísimo. Pero que quizá no ha sido valorado por el Cholo Simeone en este sprint final. Nunca le regaló nada… pero a otros jugadores sí. Aquella es otra cuestión. Hoy no toca, pero merece un análisis.

En fin. En este caso -sinceramente- da igual. El encuentro contra el Éibar fue la despedida para Fernando Torres. Detalles preciosos del club y sus compañeros. Un post-partido digno para recordar. Pero sobre el ‘hasta luego’ de Fernando sobrevolaba también la decisión de Antoine Griezmann. Se va al Barcelona o se queda en el Atleti. Hagas lo que hagas, dilo ya. Por favor.

El internacional galo recibió pitos cuando entró en el campo. En el Wanda. En su casa. Pero allí ejercieron de capitanía tanto Godín como Gabi. Para pedir a la afición que -independientemente de la decisión de Antoine- recordaran lo bueno y mucho que ha hecho por el Atleti. Y ahí somos generosos. Muy generosos, Tanto como un tal Fernando Torres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here