¡Ay Madre¡ Zapatilla para el Cholo y sus chavales

0
zapatilla
twitter

Día de la madre. Una fecha para celebrar… aunque su origen tenga más motivaciones comerciales que sentimentales. Apelo ahora a la figura materna. A la que sacaba la zapatilla a pasear cuando te portabas mal. Y ayer el Atleti se portó muy, pero que muy, mal. Empezando por el entrenador y acabando por todos los actores. Un 0-2 contra el Espanyol sonrojante. Se merecieron todos ellos una buena ración de zapatilla. Todos, menos uno. Arona Sane, invitado inesperado a una fiesta que acabó fatal.

Simeone dio descanso a la vanguardia preferente. Costa, con molestias, y Griezmann, con muchos minutos, se quedaron sin jugar. El primero no estaba ni en la lista, el segundo vio la derrota desde el banquillo. El Cholo probó con tres centrales atrás. Un dibujo tampoco desconocido, pero sí infrecuente. En este esquema aparecía Filipe Luis, la única notica sonriente de un encuentro para olvidar. El brasileño recibió una merecida ovación cuando se fue a la ducha.

Cuidado con la zapatilla…

Primera parte lacrimógena. Para que todas las madres colchoneras sacaran su zapatilla a pasear. Un acercamiento local con cierto peligro -protagonizado por un Vitolo que tuvo que marcharse tocado- y una mano salvadora de Oblak. Así se pudo resumir una primera mitad para echar a la papelera de reciclaje. Hablo del escritorio rojiblanco. Arriba estaban Torres y Gameiro, pero como si no estuvieran. Y no sólo por su responsabilidad, atrás tampoco tenían su día. Sopor.

Un partido que parecía destinado a unas tablas insulsas cambió cuando Savic mandó n disparo de Melendo a la red. Oblak paraba sin problemas el chut del canterano cuando el montenegrino metió la pata, mejor dicho, la cabeza. Primera afrenta. La segunda llegó cuando el cuadro de Simeone intentaba asustar la meta blanquiazul. Sin suerte ninguna, por cierto. Leo Baptistao, pasado colchonero, hizo el segundo. Golazo.

Un tanto que dejó K.O. al cuadro madrileño, Lo tumbó en la lona. Una derrota dolorosa. Como para sacar la zapatilla. Por varias razones. Primero, porque la imagen fue casi lamentable. Segundo, porque la gestión del Cholo recibió una gran dosis de negatividad. Tercero, porque se ha comprometido una segunda plaza que todos queremos. Y cuarto, por Dios, porque a las madres atléticas hay que tratarlas mucho mejor. Mucho mejor. Ellas ya son sufridoras por aguantarnos… Como bien recordó Pancho Varona: madres coraje y corazón. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here