Zidane sonrisa
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los 16 puntos de ventaja del Barcelona, los siete del Atleti y el pobre juego del Real Madrid le han borrado la eterna sonrisa a Zinedine Zidane. Siempre se ha destacado la actitud con la que el entrenador del Real Madrid encaraba las ruedas de Prensa. Preguntas complicadas y el míster blanco capeaba el temporal con una sonrisa y su palabra con reconocible acento francés. Sin embargo, cuando dan mal dadas, el técnico galo pasa de la divina sonrisa a la terrenal mala cara. Y a las respuestas secas y malhumoradas.

Así ocurrió en la comparecencia pública tras el empate del Real Madrid en Balaídos. Otro mal partido del cuadro merengue que esta vez no se pudo solventar con la gran pegada blanca. Empate y gracias. Gracias porque Keylor Navas no debió acabar el encuentro. El colegiado le enseñó cartulina amarilla tras cometer penalti sobre Iago Aspas. El gallego lanzó y el costarricense se adelantó metro y medio. El colegiado debió haber mandado repetir el penalti y mostrar la segunda amarilla. Es una nueva norma en el reglamento arbitral. Comienza el 2018 y más de lo mimo. Un día más en la oficina… En cualquier caso, un punto mientras que los tres equipos que están por delante, Barça, Atleti y Valencia, ganaron sus compromisos.

En Vigo se le borró la sonrisa

Momento delicado para Zidane. Y es en estos tiempos difíciles cuando el galo se ¡convierte al Cholismo! “No vamos a hablar ahora de ganar la Liga. Tenemos que ir partido a partido y nada más”. Toma ya. Cuando las cosas se nublan hay que bajar al barro y pelear cada partido, cada minuto. Nada de pensar en dobletes, tripletes o sextetes y afrontar la realidad diaria. Una consecuente postura que es la que ha tenido el Atleti siempre, ahora más remarcada por los habituales mensajes de Diego Pablo Simeone. Zidane recurre a uno de los axiomas del Cholismo… algo no anda bien en el Real Madrid.

No anda bien básicamente porque el equipo madridista no está ofreciendo ni el juego ni la actitud que de él se espera. Zidane asume las culpas y dice que es el “gran responsable”. Pero es que en torno al francés también se ha formado otro lío: el del fichaje sí, fichaje no de Kepa. El francés no quiere remover el vestuario, pero sus jefes sí. Un pulso en el que Zinedine estaba fuerte gracias a un gran año como el 17, pero que empieza a debilitarse. La Liga es casi una utopía y en el horizonte el choque de Champions contra el PSG. El cuadro francés se exhibe (1-6 al Rennes) y el blanco se atasca. Adiós a la sonrisa de Zidane y hola a un nuevo converso al Cholismo.

 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here